María Sabina, viajes astrales y los famosos que visitaron a la reconocida chaman

María Sabina, viajes astrales y los famosos que visitaron a la reconocida chaman

María Sabina fue criada por su madre, y era la encargada de cuidar al ganado, fue en el monte donde por hambre probó los hongos alucinógenos y con el tiempo y dedicación se convirtió en un icono a nivel mundial

Su nombre completo es María Sabina Magdalena García, quien fue mundialmente conocida como curandera y “sacerdotisa” o chamán, que acompañaba en el famoso viaje de los “niños santos”, como suelen llamar a los hongos alucinógenos, por ello, decenas de famosos, músicos, políticos entre otros, llegaron a vivir estas experiencias.

La famosa María Sabina nació y vivió en Huautla de Jiménez un sitio mágico, rodeado de una variada vegetación, el cual tiene la característica de que solo se da en la Sierra Mazateca, incluso podría ser un excelente escenario para la meditación, entre sus montañas, ríos, cascadas y grutas que conforman su paisaje, mezclándose con el olor del cacao, incienso y café que se cultivan en sus tierras.

Surge de entre las montañas la chaman más famosa del mundo

Sabina nació el 22 de julio de 1894, y alcanzó la fama en los años 60’s donde se convirtió en todo un icono hippie; fue el banquero norteamericano R. Gordon Wasson quien tras una investigación sobre hongos alucinógenos llegaría a la puerta de la famosa mazateca.

De acuerdo con el banquero, se trató de una “velada” nocturna que consistió en la ingesta de ciertos hongos que, luego de que cada asistente, donde todos eran indígenas, excepto Wasson y su acompañante, dieron a conocer la causa de su presencia allí, las cuales fueron enfermedad, problemas hogareños o económicos, falta de noticias de familiares, entre otras, los llevó a un estado de extremo bienestar cruzado por visiones extraordinarias.

“Mientras María Sabina, la Señora, entraba en trance en medio de cantos, danzas, golpeteos, chasquidos, invocaciones a santos cristianos y recitados en lengua mazateca. Mientras tanto iba diagnosticando, recetando remedios y dando respuestas a todas las consultas”, describió Wasson.

La vida de María Sabina

María Sabina creció huérfana de padre y su tarea desde niña fue cuidar el rebaño de la familia, por lo que no pudo ir a la escuela,

A los 32 años, prefirió unirse a un curandero que le enseñó sus artes y no tardó en maltratarla. Volvió a enviudar, y a los 50 años decidió regresar a “los niños sagrados”, ganando fama y prestigio como Chojta Chjine (la que sabe) y sin mancha (que no practica brujería).

A los 14 años la casaron con Serapio y durante su matrimonio dejó de comer “niños santos”, ya que no se debe tener contacto sexual 4 días antes y 4 días después de hacerlo. Viuda a los 20 y madre de 3 hijos, vivió sembrando maíz y frijoles.

El ritual milenario de María Sabina

Todo comenzó cuando enfermó su tío Cristino, y por primera vez María Sabina presenció una ceremonia de sanación, que comenzó con la ingesta de hongos, los mismos que ella ya había probado, por hambre y aburrimiento, en los sitios de pastoreo.

En el campo, ella y su hermana Ana siguieron comiendo hongos “para cantar bonito”, sentirse bien y llenar el estómago.

Debes saber que María Sabina era la descendiente de una larga línea de chamanes mazatecos que conocían muy bien el arte de la curación con medicina tradicional.

Sus rituales los hacía dentro de sus casas, lejos de la contaminación auditiva y las presencias incómodas, el ritual comenzaba cuando caía el sol, y es cuando procedía a lavar a los “niños santos”, separándolos después en pares, como la tradición lo dicta.

El cuarto se encontraba a oscuras, sin colores o formas que pudieran viciar el viaje que se aproximaba.

En el centro del viaje era cuando los “niños santos” hacían su trabajo, modificando la percepción del tiempo y del espacio. María Sabina acompañaba durante toda la noche aquel viaje hacia el interior, palmando con sus manos algunas partes de su cuerpo y con cantos en lengua mazateca.

Famosos que visitaron a Sabina

Walt Disney

Cuenta la leyenda que, gracias a sus viajes psicodélicos con María Sabina configuró su universo fantástico. Incluso, hay el rumor de que él mandó a construir la pista de avionetas cercana a Huautla, para que fuera más fácil llegar con la curandera.

John Lennon

Existe dos historias sobre la visita de Lenon, en la primera se cuenta que él habría ido a Huautla en el verano de 1969 con George Harrison, pero María Sabina no quiso “viajar” con ellos porque estaba agotada. Entonces tuvieron que realizar su experiencia con la chamana Josefina Terán, mientras que, en la otra versión, Sabina contó que llegaron con ella un señor rubio y una mujer de aspecto oriental, sin embargo, en ambas versiones Lennon vivió un mal trance en el que pudo ver su muerte.

Robert Wasson

María Sabina fue encomendada para modular el viaje introspectivo y sensorial de Robert Gordon Wasson, escritor, micólogo y banquero; una figura clave en la viralización a nivel mundial de la figura de María Sabina, su ubicación, sus métodos de sanación y sus dones portentosos.

Albert Hofmann

Se trata del químico suizo y padre del LSD, visitó a María Sabina el 11 de octubre de 1962 que para darle 30 mg de psilocibina sintética a ella, a su hija y a otro chamán mazateca, con la esperanza de que los expertos aprobaran su nuevo fármaco basado en esta sustancia.

Fernando Benítez

Se trató de uno de los antropólogos más sofisticados que ha tenido México es que hizo varias visitas a la cultura mazateca, y a su trabajo de campo de la mano de los hongos y de personajes como María Sabina, entre otros oriundos de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *