De la imaginación a la madera: este es el significado y tipos de alebrijes de Oaxaca

De la imaginación a la madera: este es el significado y tipos de alebrijes de Oaxaca

Aquí todo lo que necesitas saber sobre esta artesanía mitológica 

Salen de la imaginación y resaltan con sus múltiples colores, pero sobre todo son la creación de manos oaxaqueñas que buscan mantener a estas criaturas en la mente de oaxaqueños, turistas y todo aquel que se fascine con ellos. Son los alebrijes, las figuras que guardan una historia y diversos significados. 

Y desde la comunidad de San Martín Tilcajete, el maestro artesano Jesús Hernández cuenta las maravillas de esta artesanía onírica que consta de tres tipos: alebrijes, tonas y nahuales.

¿QUÉ SON LOS ALEBRIJES?

 “Un alebrije es una figura mitológica, una figura que proviene de la imaginación del artesano, que es creada con una mezcla de varios animales, con un solo cuerpo…puede tener alas, picos, cuernos, es una figura fantástica que proviene de la imaginación, de los sueños del artesano”

cuenta el artesano fundador del taller familiar “Copal Mágico”.

La base de esta figura es el copal, un tipo de madera conocida principalmente por su olor, ya que, la resina de este árbol se usa como incienso que inunda los altares el día de muertos y que también contribuye a la creación de los alebrijes. Este material natural era sagrado para los Mayas, quienes lo usaban para ahuyentar a los malos espíritus.

Así, los alebrijes nacen de copal y de las formas de las ramas, que muchas veces son usadas para crear las figuras; además de la imaginación del artesano, quien los talla y da forma, posteriormente da color con un largo proceso creativo que puede llevar años. 

¿QUÉ SON LAS TONÁS?

“La toná es una palabra en zapoteco que quiere decir figura, espíritu protector o animal protector. Las tonás provienen del calendario zapoteca son 20 animales y son animales comunes que nuestros antepasados elegían cuando nacía un niño le daban su tona, su animal protector, su espíritu, su guía, el que los iba a acompañar para toda su vida”

Revela el maestro artesano. 

Este tipo de figuras también son consideradas alebrijes, pero para su elaboración se basan en el calendario zapoteca. 

¿Y LOS NAHUALES? 

“Un nahual para nosotros es la mezcla del humano con su tona con su animal, las personas de antes creían que habían personas que tenían el poder para transformarse en su animal, ya sea en su espíritu o mucha gente aseguraba que físicamente”

menciona Jesús

Esta creencia, incluso sigue vigente en San Martín Tilcajete, ya que los pobladores aseguran que hay nahuales en la comunidad. 

La historia de los nahuales no es exclusiva de esta comunidad zapoteca ubicada en el Valle de Oaxaca, ya que desde hace 3 mil años han sido retratados en el códice Laud, el Fejérváry-Mayer, el códice Borbónico y el Lienzo de Ihuitlán del siglo XVI, según los estudios del antropólogo Francisco Rivas Castro. 

Además, en la Costa oaxaqueña, se considera como “una enfermedad del monte”, según la antropóloga Natalia Gabayet en: “El ritual sutil de conversión al nahualismo de los pueblos negros de la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca”. 

¿CUÁL ES EL PROCESO PARA HACER UN ALEBRIJE?

Encontrar la madera es lo primero y de acuerdo a la forma, el artesano va imaginando qué tipo de alebrije quiere elaborar. Con la imagen en mente, se procede al tallado con un machete, navaja o seguetas. 

Encontrar la madera es lo primero y de acuerdo a la forma, el artesano va imaginando qué tipo de alebrije quiere elaborar. Con la imagen en mente, se procede al tallado con un machete, navaja o seguetas. 

Posteriormente se pasa al secado al aire libre el cual tarda dependiendo del tamaño de la figura. Con el secado hecho, la madera puede abrirse,pero esta imperfección se repara con las astillas de la misma madera y resistol para sellar, luego se lija. 

El siguiente paso es “curar la madera”, que es sumergir al alebrije en una mezcla con gasolina, lo cual protegerá al material de los insectos. Un paso que tarda semanas para esperar que el líquido realice la acción protectora contra depredadores. 

Con esto hecho, se procede al secado y en el cual se verifica que la pieza no tenga imperfecciones y luego se lija finamente para pasarlo a la etapa del color. 

“El que decora ya es libre de su imaginación”, refiere. En este punto, el artista puede agregar simbología zapoteca, geometría, o puntillismo fino, un método que caracteriza al taller “Copal Mágico”.  

Como se lee, realizar un alebrije no solo es cuestión de imaginación, es una artesanía que lleva meses o hasta años y que también incluye el trabajo en equipo, que implica a talladores, resanadores y pintores.

JESÚS HERNÁNDEZ, ARTESAN DESDE LOS OCHO AÑOS

A sus ocho años, Jesús Hernández comenzó a hacer sus primeros alebrijes, lo que lo convirtió en la tercera generación de maestros artesanos de la comunidad zapoteca de San Martín Tilcajete. 

Así desde la década de los ochentas este sitio se convirtió en el referente de los alebrijes y que incluso, ayudó en la proliferación de talleres artesanales en la comunidad, lo que lo convirtió en “La cuna de los alebrijes”.  

“Recuerdo que la primera figura que yo hice fue un cocodrilo, un cocodrilito pequeño, en cuanto a talla”, recuerda el maestro de los alebrijes, quien lleva 36 años elaborando estas figuras míticas e irrepetibles que aprendió a hacer con sus padres y abuelos, ahora también emprende esta labor con sus hijos y esposa. 

Menciona que en sus inicios, él fue una sensación entre los extranjeros, quienes se maravillaban al ver usando un machete o navaja para dar forma a las piezas, “a veces ni lo pintaba y ellos ya lo querían y se lo llevaban, yo recuerdo todas las piececitas que hice se vendían, a veces en cinco pesos, en diez pesos, hace como 32 años”. 

En más de tres décadas y con mucho ingenio, al maestro Hernández se le dificulta recordar el número de piezas que ha hecho, solo lo deja como “incontables e irrepetibles”. Y cuenta que con la tecnología, ahora, los alebrijes cuentan con códigos, fotografías y una base de datos. 

“Es una forma de vida, es una forma de tener ingresos para la familia, soy un padre que tiene cuatro niños, un padre de familia que vivió una niñez en la población muy pobre, tuve la necesidad de migrar a los 16 años a los Estados Unidos…es muy duro estar trabajando por otro lado y esto de los alebrijes me da la oportunidad de estar en mi casa, de estar con mi familia”, destaca el maestro artesano. 

Asimismo, exhorta a otros artesanos a seguir con su arte, resaltarlo y sentirse orgullosos de lo que hacen.

DE OAXACA PARA HOLLYWOOD 

Uno de los proyectos importantes de este taller, fue la creación del personaje principal de la película “Animales Mágicos”. Esta oportunidad llegó a la familia Hernández por medio de un coleccionista que hizo llegar el trabajo de “Copal Mágico” hasta la Warner Bros.

Por lo que, la compañía internacional solicitó al taller crear las figuras, pero ante el largo proceso que implica, decidieron repartir las figuras con otros talleres quienes se encargaron de realizar los otros personajes. Así, el día de la premier, se mostraron a los personajes construidos como alebrijes.

ALEBRIJES, UN ARTE VERSÁTIL 

El arte de los alebrijes ha resonado en diversas marcas como Vans, marca con la que “Copal Mágico” colaboró para decorar los tenis y en los cuales desató sus creatividad para sus diseños.

Además, la marca oaxaqueña también ha plasmado sus diseños en fundas de celular, botellas para compañías de tequila o mezcal, memorias usb, computadoras, mochilas, gorras y lapiceros. 

EL PASO DE LA PANDEMIA EN SAN MARTÍN

El coronavirus, también ha sido un tema de preocupación en la comunidad productora de alebrijes y la que tuvo que cerrar sus puertas al turismo por seis meses para evitar la propagación del virus. 

Tras esta medida, la comunidad abrió de nuevo en noviembre de 2020 y poco a poco ha reestablecido las visitas y las ventas, como el artesano, quien cuenta que al principio le fueron cancelados varios pedidos, pero destaca, que afortunadamente su trabajo ha prevalecido y con ello, el empleo de sus 35 colaboradores. 

¿CÓMO COMPRAR UN ALEBRIJE?

  • Facebook: Copal Mágico, Roxana y Jesús Hernandez
  • Facebook: Jesús Hernández Alebrije 
  • Instagram: @arte_copalmagico
  • Teléfonos: 951 124 9082, 951 100 5488 y 951 197 3423
  • Correo: jesusher_alebrijes@hotmail.com
  • Dirección: Calle Amado Nervo N.5 en San Martín Tilcajete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *