Pero un estudio, publicado recientemente en el diario Psychological Science, demostró un enfoque novedosos a la terapia en pareja – e involucra animales bebés

Los investigadores, de la Universidad Estatal de Florida, descubrieron que al mostrar fotos de sus parejas a los participantes, mezcladas con imágenes (como fotos de cachorros, conejos bebés y atardeceres) y palabras positivas, podían cambiar la forma en que las parejas se sentían uno respecto a otro.. Y los compararon con un grupo de control, participantes que vieron imágenes y palabras neutrales.

Los autores utilizaron una intervención llamada condicionamiento evaluativo, una técnica bien estudiada en donde asociaciones negativas o positivas con un estímulo cambian basándose en la presencia de otro estímulo negativo o positivo.

En el caso del experimento, después de ocho semanas, las parejas a quienes mostraron asociaciones positivas reportaron reacciones más positivas respecto a su pareja a comparación de cómo se sentían al inicio del estudio. Las parejas en el grupo neutral no experimentaron el mismo auge.

Mientras que los hallazgos pueden parecer obvios a primera vista, en realidad son impresionante. De hecho, los científicos lograron cultivar reacciones positivas rápida y fácilmente. Aun mejor, pudieron cambiar la mente de la gente sin tener que cambiar ningún comportamiento físico.