¿Qué es el phubbing? Aquí te contamos

Este término fue formado al juntar dos palabras: phone (teléfono) y snubbing (despreciando). Consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil u otros dispositivos electrónicos.

¿Quiénes lo hacen?

Mayormente son los jóvenes y adultos de 16 a 30 años quienes caen en este hábito. Se afirma que el 90% de los adolescentes prefieren el contacto vía texto que el cara a cara.

Causa

La mayor causa es el estar más atento a lo que se ve en el celular, a pesar de tener a alguien con quien comunicarse directamente. Muchas personas prefieren comunicarse con otras por Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram, etc. Con alguien que no están viendo. Y así dejan de lado a la o las personas que tienen a su alrededor.

Consecuencias

El solo hecho de tener un celular sobre la mesa puede reducir el acercamiento y calidad de conversación con otras personas, y puede llegar a ser más incómodo cuando se discute sobre temas relevantes. Es por eso que afecta directamente a nuestras relaciones íntimas y tiene cierta influencia en nuestra calidad de vida.

¿Cómo afecta el phubbing a nuestras relaciones personales?

El más afectado es la persona que no usa el celular durante la conversación directa. Ella se siente rechazada y cuando alguien se siente así por otra persona, se van rompiendo los lazos amicales poco a poco.

Esto produce un alejamiento de ambas personas. Lo cual puede ocurrir no solo con una sino con varias a la vez.

¿Qué hacer para que no ocurra?

Realmente, resulta difícil pedir a las personas que dejen el celular de lado. Es por eso que en algunos países de Europa, en cada reunión de amigos o familiares, se estila poner una canasta lejos del espacio donde estarán reunidos, para que todos pongan sus celulares y no se distraigan con éstos. Así podrán conversar y pasar juntos un buen rato.

Es algo que podríamos repetir en nuestro país. Así se disfrutaría plenamente de una buena conversación con amigos y familiares. Pensemos en que no todo es mostrarle al mundo lo que hacemos. No tenemos que tomarnos miles de fotos para mostrarnos felices. Es mejor valorar a las personas que nos acompañan y también valorar el tiempo que ellos invierten para estar con nosotros.

Asimismo, te dejamos algunas recomendaciones para tener en cuenta:

  • Medirnos en la cantidad de veces que miramos el celular cuando estamos acompañados.
  • En lo posible, mantener el teléfono sin sonido o con el sonido bajo.
  • Identificar en qué situaciones es mejor desconectar el equipo de Internet, para poder recibir llamadas pero que no nos interrumpan las notificaciones, más si no podemos evitar el impulso de mirarlas.
  • En el caso que nuestro acompañante se muestre mas interesado en la información que ve en su celular y no en la conversación, será mejor indicarle (de una forma amable) que nos incomoda la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *