Este canino necesita educación, cariño y respeto, así como un buen hogar, ya que su raza ha sido utilizada para peleas, por lo que su mala reputación lo precede

La fama de peligrosos y violentos son dos características que determinan a este tipo de perros, pero, ¿en realidad lo son?

Perros amorosos y de familia

De acuerdo a la veterinaria Tania Laloth, este tipo de perros son especialmente cariñosos y aptos para educar en familia, “es una raza muy amistosa, son muy cuidadores de la familia, tienen una mala fama que se les ha hecho durante años y principalmente por el origen de la raza, porque sí eran perros que peleaban contra osos y toros, y son perros que genéticamente fueron escogiendo para que fueran agresivos, pero ahora es una raza que se ocupa para mascota, desgraciadamente sí hay quienes los utilizan para peleas, y les sacan el instinto del perro”.

Creados para pelear

El origen del pitbull se remonta al antiguo Imperio Romano con perros que eran usados para luchar con toros y osos. Después formaron parte de los ejércitos medievales como primera línea de defensa para desarmar a las tropas enemigas.

Los perros pitbull actuales se originaron en el siglo XIX en la Gran Bretaña, lugar en el cual también comenzó la popularidad de las peleas callejeras.

Los cinófilos, es decir los aficionados a las razas de perros, explican que el pitbull debe ser reconocido como una raza y no como un tipo de perro, a pesar de eso, algunas asociaciones internacionales no lo consideran como tal e incluso no lo aceptan por los diversos casos de violencia y agresividad que han protagonizado.

La educación el pilar del adiestramiento

Aunque su origen los determina como violentos, la veterinaria Tania sostiene que la educación y los cuidados que se les dé al perro, son los principales aspectos para tener éxito en la crianza de la mascota.

Además de tomar en cuenta que a la edad de dos años alcanzan la madurez, una etapa que determina su carácter, se vuelven más protectores, posesivos y territoriales.

La clave principal radica en el dueño, poner límites y establecer mecanismos de control y cuidados alejados de la violencia, sobre todo en las primeras conductas agresivas, ya que de lo contrario el perro percibe este comportamiento como algo normal, “si fue un perro al que no le pusieron límites, si sabía que podía hacer lo que quisiera, de adulto va a considerar que todo eso está bien, pero lo va a tomar como defensa”, sostiene la veterinaria.

Por lo que felicitar y reprender son dos formas de mantener en orden al canino, “eviten que al abrir la puerta salga corriendo y peor con esta razas, porque mucha gente al verlos le tienen mucho miedo, muchos piensan que los va a atacar”, así que el uso de la correa es un accesorio altamente recomendable.

“Sáquenlos, porque son perros que les encanta salir a quemar energía, pero con correa, porque es una forma de mantenerlo controlado, jalarlo y alejarlo de las personas, no tanto, porque el perro vaya a hacer algo, sino que la persona al tratar de alejarse pueda pegarle y el perro piensa que lo van a atacar y puede reaccionar”.

**Cuidados elementales **

“Es una raza muy fuerte, es muy difícil que se enferme, son muy macizos, su lado débil es la piel, pueden tener problemas comunes como sarna, alergias a la picadura de la pulga o alergias del ambiente y se empiezan a enronchar”, apunta.

Los problemas de la piel pueden ser crónicos, sobre todo en perros blancos, porque no tienen protección al sol y al ambiente. Además, se deben tomar en cuenta los cuidados básicos: vacunación, desparasitación, hidratación, alimentación adecuada y entorno limpio.

¿Adoptar o comprar?

Adoptar, creo no tanto por moda, sino que realmente es mejor” Su experiencia le ha permitido ver casos en los cuales, la paciencia y el amor a los animales son los factores de éxito para dueños y mascotas.

Es cuestión que quien vaya a adoptar, debe conocer y amar a la raza, porque no cualquier persona puede tener a este tipo de perro; que sepa comprenderlos y sepa darles el cariño para volver a hacerlos mansos y sepan tener control sobre el perro”.

La médico argumenta que si el perro es adoptado si se puede educar, pero lleva más tiempo, trabajo y condicionarlo para quitarle ciertos miedos o traumas. La edad ideal para educarlo es el primer año de vida que es cuando aprenden mejor.

En cuanto a los rasgos de agresividad, los pitbull son perros que si sólo conviven con humanos, son más susceptibles a atacar a otros perros, pero como parte de la defensa de su territorio, pero todo depende del temperamento del canino y de cómo el dueño canalice la energía de su mascota.

Realmente si conoces a un pitbull, es un perro muy cariñoso, se deja apapachar, a lo mejor son pesados por el tamaño, pero no tanto que lo hagan por querer lastimar, son perros muy amorosos, sí sirven para niños”.