Inicio Estilo de vida Peyote, la planta milenaria que no es una droga

Peyote, la planta milenaria que no es una droga

5 Min leídos
0
0

Para los huicholes el peyote es una forma de reencontrarse con sus antepasados, pero su peligrosa fama la pone en peligro de extinción con el turismo míticoLos efectos que esta droga provoca se deben a la mezcalina, la cual ocasiona alucinaciones fuertes que distorsionan la percepción de la realidad. Incluso se dice que durante el viaje, a pesar de tener los ojos cerrados, uno comienza a experimentar diferentes tipos de visiones.

De acuerdo a las estimaciones de uno de los primeros cronistas españoles, fray Bernardino de Sahagún, los toltecas y los chichimecas conocían el peyote por lo menos dos milenios antes de la llegada de los europeos al continente americano.

El etnólogo Carl Lumholtz estima que en realidad se remonta a más de tres mil años de antigüedad ya que era un símbolo utilizado por los tarahumaras en la ceremonias religiosas.

Este vegetal, también conocido como “la planta que hace que los ojos se maravillen”, es una cactácea de origen americano que crece en las regiones desérticas de Norteamérica, sobre todo en la sierra que corre entre Nayarit y San Luis Potosí.

Mide unos 12cm de diámetro y su color va del verde oscuro al gris azulado, presentando vellosidades blancas parecidas a plumas de algodón y en ocasiones una flor blanca o rosa que crece en su centro.

Es importante entender que el peyote no es una “droga” en el sentido en que el LSD o la cocaína lo son: no fue fabricada en un laboratorio con el objetivo de producir efectos alucinógenos en el organismo; en el mismo sentido, no se ha demostrado que su consumo provoque adicción ni daños en el organismo a largo plazo. Por el contrario, los huicholes, que son una de las pocas naciones indígenas mexicanas con autorización para consumirlo y transportarlo, lo equiparan a un dios a quien llaman Hikuri, el venado azul, de cuya carne extraen medicina para el cuerpo y el espíritu.

Sus aplicaciones medicinales son numerosas: macerado durante 1 semana en alcohol constituye un poderoso remedio para el dolor reumático gracias a su acción analgésica, al igual que para la artritis, el dolor de huesos, las contusiones, magulladuras, e incluso como agente contra el veneno de víbora y alacrán. Su ingesta en forma fresca o seca ayuda también contra el estreñimiento.

Debido al creciente “turismo mítico” a la zona de Real de Catorce muchos antropólogos, botánicos y sanadores han pedido que por lo menos quienes lo consumen en un contexto no ritual sepan cómo tratar con la planta para prevenir su explotación, pues ésta tarda aproximadamente 15 años en llegar a la madurez.

La mítica planta no solo forma parte de la tradición medicinal de México, sino de la preservación de culturas milenarias y su respeto por lo ancestral, es necesario recalcar.

 

Cargar más artículos
Cargar más artículos de guajolotadigital
Cargar más artículos en Estilo de vida

Deja una respuesta

Comprobar

Si no sabes qué hacer con tu vida, lee esto

A veces nos sentimos en un callejón sin salida y creemos que la vida no tiene sentido porq…