Inicio La Guajolota digital Los 7 pecados capitales de los meses sin intereses

Los 7 pecados capitales de los meses sin intereses

6 Min leídos
0
0

Los ‘meses sin intereses’ son sin duda una combinación seductora de facilidad de pago, oportunidad, ánimo y necesidad.

Y sí a eso le sumamos que es la promoción estrella del Buen Fin parece no haber escapatoria. Eso de ver gente comprando sin parar te mueve, si que te mueve.




Los meses sin intereses parecen la forma más rápida de hacernos de cosas con dos cualidades:“las queremos ya” o “que necesitamos urgentemente”.

  • Las que queremos ya: Pues se nos antojo y punto. Éstas siempre están relacionadas con una compra de impulso.
  • Nos urgen: El refri ya no enfría o mi compu tarda media hora en prender, son claros ejemplos de cosas que tienes que comprar para evitar una crisis más grande en el futuro. Éstas siempre están relacionadas con una compra programada.

Cualquiera que sea tu caso hay 7 pecados que debes evitar a la hora de comprar a meses:

Soberbia: Con cualquier tarjeta de crédito viene una gran responsabilidad… la de pagar después. No importa si tienes una o 10, tarde o temprano llega la fecha de cobro y ahí es donde todo se pone al rojo vivo.  Si no quieres volverte loc@ no te endeudes de más.

Avaricia: Pasar una eternidad pagando. ¡Venga, venga 48 meses sin intereses! Dos años para pagar un par de botas y una camisa, probablemente para cuando acabes, esas dos cosas estén en un basurero o en un bazar de segunda mano. Descarta los plazos largos y construye tu escalera al cielo.

Gula: Llevas tantas cosas en las manos que pareces árbol de Navidad y ya hasta firmas con la boca. Si vas a caer en la tentación de los “meses sin intereses” opta por productos de consumo duradero: televisores, cámaras, colchones, lavadoras… algo de fierro… ¡Ah! ¿no, verdad?

Lujuria: No nos engañemos, promociones de meses sin intereses hay todo el tiempo. Así que no te dejes seducir por sus encantos. Si ya cargas con algunas de ellas. Mejor espera y no sigas llenándote de pagos chiquitos, que al final formarán un enorme pago. 

Pereza: Cuando te embarcas a este viaje es imprescindible que no te retrases ni un segundo en tus pagos, ¿Sabes por qué? En el momento en que no deposites a tiempo la promoción se ira directamente al purgatorio.

Envidia: Ves descargar a tu vecina su ‘imponente’ pantalla de 60 pulgadas. Es el Buen Fin, porque #yolo voy a comprar la mía. Enfría tus ansias y camina al paraíso en busca de la heladerías más cercana para que se te olvide.

Ira:Ira no más’ me sale más caro que si lo pago de contado. En medio de las promociones mira que te conviene más, si pagarlo a meses sin intereses o pagar de contado con un descuento del veinte. Ponlo en la balanza y que el destino lo decida.

También te puede interesar: 10 maneras de ahorrar en Navidad y todo el año

¿Qué es PIGGO? Es una app para alcanzar tus metas a través del ahorro y la inversión, de una forma simple, amigable y segura. Conoce más en piggo.mx

Cargar más artículos
Cargar más artículos de guajolotadigital
Cargar más artículos en La Guajolota digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con * *

Comprobar

La historia de la novia que llegó en moto por bloqueo en las calles de Oaxaca

Una gran historia de amor fue posible gracias a la buena obra de un motociclista, quien qu…