Hoy justo a las 21:50 horas inicia el equinoccio de primavera; momento que marca el inicio de esa estación y el instante en que el Sol cruza el ecuador celeste, del hemisferio sur al norte, desde nuestra perspectiva en la Tierra, explicó Daniel Flores Gutiérrez, académico del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

Las fechas en que ocurren los equinoccios (de primavera, entre el 19 y 21 de marzo; y de otoño, entre el 21 y 24 de septiembre), el día y la noche tienen una duración igual.

Regularmente se acostumbra celebrar el equinoccio de primavera el 21 de marzo, pero no todos los años ocurre el mismo día, pues los calendarios hacen un conteo de días enteros, cuando los ciclos astronómicos se dan en números fraccionarios, advirtió.

La duración del año en el calendario (365 días) no coincide exactamente con el tiempo que tarda la Tierra en orbitar al Sol (un año solar es de 365 días y 6 horas aproximadamente), y debido a ese desfase la fecha de los equinoccios varía.

CALENDÁRICA MESOAMERICANA

El también especialista en astronomía mesoamericana expuso que en el México antiguo diferentes civilizaciones observaban los equinoccios y solsticios.

“En Teotihuacán, por ejemplo, si nos colocamos en el arranque de la escalinata principal de la pirámide del Sol, podemos observar en la cima del edificio el surgimiento del Sol, en los días en que ocurren los equinoccios, en los meses de marzo y septiembre”.

También en esas fechas, en la pirámide “El Castillo” o “Kukulkán”, en Chichén-Itzá, se observa el descenso de la serpiente emplumada durante el atardecer; de igual manera, desde el arranque de la escalinata poniente se puede ver el surgimiento del Sol a lo alto de la pirámide, al igual que en Teotihuacán, concluyó.

FUENTE: UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *