Inicio La Guajolota digital Héctor Arturo Hernández la figura detrás de Flor de Piña

Héctor Arturo Hernández la figura detrás de Flor de Piña

6 Min leídos
Comentarios desactivados en Héctor Arturo Hernández la figura detrás de Flor de Piña
0

Su pasión es la danza y su vocación de maestro lo convirtieron en el máximo instructor de Flor de Piña y principal impulsor del Ballet Folclórico Tochtepetl

“Ya estamos de nuevo aquí, como cada año, lo hacemos en la octava del lunes del cerro medio viaje fue subir, medio viaje fue bajar, la montaña atravesamos y la friega fue inclemente”, estos son los versos que cada Lunes del Cerro se escuchan en voz del maestro Héctor Arturo Hernández, instructor del grupo folclórico más emblemático de la Cuenca del Papaloápam y la Flor de Piña.

Flor de Piña, el emblema de la Cuenca

El ballet folclórico Tochtepetl y la delegación de Flor de Piña son dos grupos diferentes, aunque nada separados de la vista del maestro Héctor Arturo Al respecto, cuenta que cada año se forma un comité que se encarga de seleccionar a las chicas que llevarán la pauta del baile en las cuatro presentaciones.

Para pertenecer a este conjunto, se toman en cuenta la edad, ser originaria de región de la Cuenca o por lo menos tener una residencia mínima de cinco años; tener cabello largo, consentimiento de los padres y sobre todo, actitud y mucha disciplina. A pesar de la belleza del baile, el maestro Hernández menciona que este año se registró un número de 99 muchachas, esto en comparación de algunos años que se habían registrado has 268 personas, de las cuales sólo se eligen 36.

Cabe mencionar, que durante la selección, los organizadores tratan de dar oportunidad a todas las participantes de ir a la Guelaguetza, por lo que procuran no repetir participantes. “Es un gran trabajo y todo lo que se hace para preparar a la delegación a ese nivel”, menciona que cada detalle cuenta y más cuando son visitados por el Comité de Autenticidad, “es el baile más aplaudido, más esperado y no puede haber errores”, destaca.

“Se toma en cuenta las ganas, el interés y además los padres, porque es impresionante lo que los padres gastan cuando su hija quedó seleccionada, hay padres que no escatiman y les compran mínimo de cuatro a seis huipiles”. Un gasto que representa un mínimo de 30 mil pesos que incluyen cuatro huipiles, listones, collares, aretes, refajo, pulseras y demás accesorios. Toda esta indumentaria se debe a los diferentes eventos a los que deben asistir: las cuatro funciones de la Guelaguetza, la comida de la hermandad, la calenda previa y el ensayo general.

Flor de Piña se creó en 1958 con música de Samuel Mondragón y coreografía de la profesora Paulina Solís. Todo ello, con la intención de crear identidad a la región, es por ello, que implementaron a la piña como su símbolo e instrumento de baile, sumando la variedad de trajes que existen en el lugar.

Con una convocatoria abierta para todas las comunidades de la región, la primera presentación se dio con 20 chicas, presentación que se repitió al siguiente año pero con hombres, la cual no tuvo tanto impacto, es por ello, que desde entonces Flor de Piña se ha convertido en una danza exclusiva de mujeres.

La vida del maestro Héctor Arturo Hernández ha trascurrido entre pasos de baile y enseñanzas en el aula, su forma de ser lo ha impulsado a ser el grande de la danza en Oaxaca, es ejemplo del orgullo oaxaqueño en el extranjero y sobre todo un ejemplo de vida.

Cargar más artículos
Cargar más artículos de Denisse Pérez Antonio
Cargar más artículos en La Guajolota digital
Los comentarios están cerrados.

Comprobar

La historia de la novia que llegó en moto por bloqueo en las calles de Oaxaca

Una gran historia de amor fue posible gracias a la buena obra de un motociclista, quien qu…