Inicio Cocina Food truck de oaxaqueño, el mejor en Nueva York

Food truck de oaxaqueño, el mejor en Nueva York

9 Min leídos
0
0

Una vida de lucha

Félix llegó a Estados Unidos a los 14 años, dejó su natal Santiago Ixtayutla en la región de la Costa, para cruzar ilegalmente la frontera buscando mejores oportunidades y enfrentándolo a la realidad del trabajo.

“Hubo muchas cosas que tuve que enfrentar, en primer lugar como era muy joven no me querían dar trabajo, porque lo primero que me decían era que tenía que estudiar, yo solo pedía el trabajo”

Comenzó como lava platos y en la limpieza de restaurantes y cocinas después del servicio, empleos que le permitieron conocer a un chef de Texas quien le brindó la ayuda para que fuera a la escuela, pero Félix prefirió trabajar y aprender, “él veía que le podía interés, porque me quedé a aprender, entonces, como él era el jefe, me cambió de la limpieza y me puso en la cocina y me empezó a enseñar, gracias a ese hombre me fui abriendo camino, fui aprendiendo diferentes tipos de cocina, con él aprendí a hacer comida italiana, francesa, y américa”.

Emprender la clave de su éxito

4-1

Tras varios empleos como chef y con 12 años en su última labor en un restaurante de comida americana, Félix se percató que después de 18 horas de trabajo no estaba disfrutando su trabajo, pero sobre todo no estaba pasando tiempo con su familia, “fue cuando le dije a mi esposa que yo solo estaba haciendo rica a otra gente y si no tienes dinero para poner un negocio o para triunfar o lo que sea, siempre va a ser ese tipo de vida”, reflexionó.

Fue cuando se planteó la posibilidad de poner su propio negocio junto a sus hijos y esposa. Abrió su carnicería con todo tipo de carne, frutas y verduras y productos mexicanos.

Con una gran aceptación, el oaxaqueño vio la posibilidad de vender quesadillas aprovechando el espacio, la ubicación y los insumos, “poco a poco empezó todo, los fines de semana tenía la línea de 15 a 20 personas”.

Menciona que el éxito de su venta le trajo una multa de siete mil dólares por vender comida de forma ilegal, “me agarraron con las manos en la masa, me dio coraje, pero son cosas de la vida, son cosas de las que vas aprendiendo, vi que mis hijos se pusieron tristes, pero les dije que no se preocuparan”.

Con el impulso de sus hijos, Félix busco la manera de tener un food truck, un proyecto que implicaba mayor esfuerzo y trámites legales, sobre todo para evitar problemas y acoso de las autoridades sanitarias

Tacos el rancho el ganador

Tacos el rancho, es el food truck que se ubica en el Parque Sunset de Brooklyn, Nueva York, un negocio que se caracteriza por ofrecer una serie de antojitos mexicanos, sobre todo las quesadillas de flor de calabaza y los tacos al pastor.

La pronta aceptación de su comida lo llevó a ser uno de los 48 finalistas para el premio Vendy Awards, que es el reconocimiento más importante de este modelo de negocio en la ciudad neoyorquina.

“Es un gran orgullo, es algo increíble, competí con tantos para ser el ganador, estoy muy contento y siempre le digo a mis hijos y a mi esposa que ganamos juntos porque solo no lo hubiera logrado”, expresa.

Para Félix, este reconocimiento es la prueba que todo se puede lograr y que a raíz de este galardón a recibido mucha más gente de lo normal, no solo en el food truck, sino en la carnicería que atiende su esposa.

A pesar de sus logros, Félix Soriano no cree en el famoso sueño americano, pero si cree que Estados Unidos es una tierra de oportunidades para todos, “nunca he sentido que he llegado al sueño americano, nunca me lo he creído, este país me ha brindado todas las oportunidades, todo lo que tengo, vengo de raíces mexicanas, mi sueño es volver a mi país, hacer allá lo mío, le doy gracias a este país por todas las cosas que me ha dado, estoy aquí, pero mi corazón está en México”, sostiene.

Su sueño, volver a Oaxaca

6-1

Tras 29 años de vivir en Nueva York, Félix tiene la meta de volver a su pueblo, ver nuevamente a su mamá y hermanos y poder disfrutar nuevamente de sus raíces.

“Tengo 16 años que no he ido, desde que falleció mi padre, por la razón de no poder viajar, no tener papeles”. Cuenta que acudió al funeral de su padre, pero que tuvo que cruzar nuevamente de ilegal por el desierto de Chihuahua durante siete días, dos de ellos sin comida para volver a entrar a Estados Unidos.

Aclara que hace poco le dieron la residencia, lo que lo impulsa nuevamente a hacer planes de viaje para visitar a su familia.

“Le digo a los paisanos que no sean tontos, que aprovechen porque para venir a echar relajo mejor nos quedamos en nuestro país, ponemos de pretexto que no hay trabajo, a veces no nos dan trabajo por cómo nos comportamos, pero si vienes y te dedicas a trabajar tal como es, aquí hay trabajo”, argumenta.

Cargar más artículos
Cargar más artículos de guajolotadigital
Cargar más artículos en Cocina
Los comentarios están cerrados.

Comprobar

5 preguntas que te ayudarán a explorar tu creatividad

Todas las cosas que nos rodean las percibimos de una forma diferente. Cada uno de nosotros…