Este concepto proviene del griego “filos”, que significa “amante o amado’ y phobia, que significa miedo. En otras palabras es el miedo a enamorarse.

La filofobia se desarrolla cuando una persona se ha enfrentado a algún trauma o problema relacionado con el amor en el pasado, pero también puede ser fobia crónica. Esto afecta a su calidad de vida y evita que se comprometa con otras personas.

Su origen se encuentra en las dificultades de apego, es decir, en el vínculo que se crea cuando establecemos una relación. El miedo a enamorarse puede ser un trastorno producido por malas experiencias del pasado.

Estos son los síntomas:

  • Incapacidad para abrirse a alguien a nivel emocional y en ocasiones de manera íntima.
  • Las personas que pasan por este trastorno tienden a querer vivir su vida en soledad, sin pareja.
  • Problemas al respirar, náuseas y hasta taquicardia son algunos síntomas que se generan cuando deben enfrentarse a la persona de la que temen enamorarse.
  • Buscan relacionarse con personas muy diferentes a ellos pensando que de esta manera se llegará al fracaso de la unión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *