APROBACIÓN DE ESTRICTOS CRITERIOS

Los edulcorantes son sustancias que en pequeñas cantidades brindan el mismo sabor del azúcar con pocas o cero calorías, explica Elaine Moreira, nutriologa.

La especialista señala que, antes de consumirlos, estos productos se someten a rigurosos análisis por parte de agencias regulativas a nivel internacional, nacional y regional, incluyendo el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) en el caso particular de Brasil, responsables por la aprobación de los mismos.

Por esta razón, los estudios clínicos con edulcorantes son tan rigurosos como aquellos que la industria farmacéutica realiza para lanzar al mercado un nuevo medicamento.

“Es necesario llevar a cabo estos estudios para hallar si estas sustancias pueden causar daño a la salud o no. Las pruebas se realizan en animales en laboratorios que reciben crecientes dosis de edulcorantes y son analizados en este ambiente por el resto de sus vidas. Por lo tanto, es un proceso largo y costoso, con análisis periódicos de farmacocinética, metabolismo, toxicidad, entre otros”, dijo Elaine Moreira.

¿CÓMO SE CALCULA LA INGESTA DIARIA?

Es gracias a los resultados de estos estudios que se conoce la dosis segura de consumo o el nivel sin efecto adverso observable (NSEAO). Sin embargo, la experta de la ANAD señala que ésta aún no es la dosis correcta a liberar para consumo humano.

Ya que las pruebas se realizaron en animales y en un laboratorio, se aplicó una fórmula que incrementa aún más el margen de seguridad para consumo humano, el cual consiste en dividir el valor del NSEAO obtenido entre 100. El índice de ingesta diaria admitida (IDA) aceptable es el resultado de esta división.

Por lo tanto, podemos definir el IDA como la cantidad estimada de un químico, expresada en miligramos por kilogramo de peso, que puede consumirse diariamente durante la vida de una persona”, explica Elaine Moreira.

Según la Fundación de Salud Británica, el IDA es la cantidad estimada por kilogramo de peso corporal que una persona puede consumir, en promedio, cada día durante toda una vida sin riesgo.

Esto tiene un enorme margen de seguridad, lo que hace improbable que la dieta de cualquier individuo pueda alcanzar este nivel. 

Por ejemplo, en el caso del aspartame, un adulto tendría que consumir 14 latas de una bebida sin azúcar todos los días para alcanzar el IDA, asumiendo que el edulcorante se usó en la bebida al nivel máximo permitido.

En la práctica, la mayoría de las bebidas usan aspartame en combinación con otros edulcorantes para que el nivel sea considerablemente más bajo.

Elaine Moreira concluyó su participación enfatizando que los nutriólogos desempeñan un papel clave en el intercambio de información correcta con la sociedad, desmitificando a los edulcorantes que, además de su seguridad comprobada por estudios científicos, si se usan como sustitutos de azúcar brindan beneficios a la salud como pérdida de peso, control de sobrepeso, prevención y control de diabetes.

FUENTE: Elaine Moreira, nutrióloga y miembro del consejo consultivo de la Asociación Brasileña de Asistencia a personas con Diabetes (ANAD por sus siglas en portugués).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *