1. Levantarte temprano:  “Acostarse temprano y levantarse temprano hacen a un hombre saludable, próspero y sabio” son palabras del célebre político y científico Benjamín Franklin. Madrugar es un hábito asociado con personas de éxito. Estudios indican que las personas que se levantan más temprano tienen niveles más altos de productividad.
  2. Hacer ejercicio. Lograr mantener una rutina de ejercicio constante es una prueba de disciplina, una cualidad que toda persona de éxito posee. La disciplina y la constancia permiten mantenernos firmes para alcanzar una meta, hablan de compromiso y determinación.
  3. Planear el día. Las personas exitosas utilizan la mañana para diseñar un plan de acción que les permita realizar las tareas del día. Uno de los secretos de los grandes es priorizar correctamente tus actividades. Hacer una lista de los pendientes y cuál es su grado de importancia permite ejecutar tareas de manera ordenada y efectiva.
  4. Abordar la actividad más difícil primero. La ‘procrastrinación’ o el hábito de postergar nuestras actividades, es el enemigo número uno de la productividad.
  5. Visualizar el éxito. Quienes son capaces de verse a sí mismos como triunfadores generalmente obtienen lo que quieren. La actitud que asumimos ante los retos es determinante para enfrentarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *